La Graciosa desde Lanzarote, la octava isla canaria

La Graciosa Lanzarote

Visitar la isla de La Graciosa en Lanzarote me parece que es otro de los imprescindibles qué ver en Lanzarote, aquí puedes leer mi lista con los favoritos de la isla de los volcanes.

No teníamos un plan muy estructurado sobre qué ver en Lanzarote cuando llegamos a la isla, y tampoco sabíamos seguro si iríamos a La Graciosa. A mí me lo habían recomendado pero el hecho de tener que trasladarse hasta allí, no saber muy bien qué ver… En fin que no estábamos convencidos. La mañana que subimos en coche hasta el Mirador Del Río desde donde puede verse la Graciosa desde Lanzarote, lo tuve claro, quería llegar hasta allí.

Desde el mirador en Lanzarote, se avista perfectamente La Graciosa

La Graciosa es un auténtico paraíso virgen. Tiene dos pequeños pueblos, que entre los dos no superan los 700 habitantes y sus calles están sin asfaltar, por lo que tampoco hay coches (salvo algunos 4×4 para turistas). Sus playas son alucinantes y algunas tienen el prestigio de estar incluidas en las listas de las mejores playas de España.

CÓMO LLEGAR A LA GRACIOSA DESDE LANZAROTE

Es muy sencillo hacer una excursión de un día a La Graciosa. Tienes que dirigirte en coche hasta el pequeño pueblo de Órzola, al norte de la isla de Lanzarote, el único punto desde donde se puede acceder a La Graciosa.

Aquí, una vez aparcado el coche, hay algunas personas que se encargan de dirigirte hasta el parking, no tiene pérdida. Prácticamente al lado hay una caseta con dos taquillas, una para cada empresa de ferries que llevan hasta nuestro destino. Y como bien has calculado, sí, sólo hay dos. Son idénticas, valen lo mismo y la única diferencia son los horarios. No es necesario que compres el ticket con antelación porque una vez llegas allí hay salidas cada 30 o 45 minutos. Si no es uno, será el siguiente. Tampoco hay prisa.

Si por el contrario, prefieres dejar todo atado y reservado, puedes contratarlo con antelación desde aquí. Además si no vienes con coche, te pasan a buscar con un autobús para llevarte hasta Órzola.

El trayecto dura unos 30 minutos, ¡ponte crema solar!. Con el viento del barco parece que hace fresco pero el sol sigue dándote igual y es una exposición muy fuerte.

QUÉ HACER EN LA GRACIOSA

El ferry te dejará en el puerto de Caleta del Sebo, el primero de los dos pueblitos que hay. Nada más bajar del barco tienes varias opciones:

  • Recorrer la isla en bici o en 4×4
  • Bañarte en sus playas
  • Comer pescado
  • Hacer buceo

Se podría renombrar a La Graciosa como la Isla de No Hacer Nada, porque realmente solo hay que dejarse llevar por este paraíso escondido y no hacer nada. Pasear, tomar el sol, leer un libro o darse un baño.

Puedes alquilar una bicicleta por 10€ durante todo el día. Es la manera ideal si sólo vas a pasar aquí un día y quieres ver una o dos de las famosas playas. Algunas de las más conocidas son Playa de las Conchas, o Playa de la Cocina. Igual sobra decir esto, o puedas pensar que soy una floja si ya has estado allí, pero para alquilar una bici yo te recomendaría un mínimo de forma física. Aparte de que en algunos tramos es cansado, y además hace bastante calor, la pista está no está adaptada del todo, y para personas sin experiencia se puede hacer algo duro. Se tarda una hora aproximadamente (dependerá de la marcha que lleve cada uno).

Muy importante: Asegúrate de llevar suficiente agua, tanto para el camino, como para el raro que estés en la playa como para la ruta de vuelta. Hace mucho calor, el sol pega y no hay ningún sitio donde comprar nada desde el momento que sales del pueblo.

Mira este vídeo y no me digas que no querrías estar allí ahora mismo

Playa de las conchas La Graciosa

También puedes tomar un taxi 4×4, los únicos vehículos que existen en la isla. No hay muchos ya que existen pocas licencias así que si vas en temporada alta será mejor que reserves con antelación. En esta web tienes toda la información oficial. El tour y el precio dependerá del tiempo del que dispongas y lo que quieras visitar, lo podrás concretar con tu taxista y el precio ronda los 50€ por automóvil. También puedes decirle que te lleve hasta una playa y que te recoja en el mismo sitio a una hora acordada.

También podrás hacer otras actividades en la isla, como ésta que propone un paseo en catamarán con la comida incluida.

Un auténtico placer pasear por aquí, aunque no nos pudimos bañar porque había bandera roja

DÓNDE COMER EN LA ISLA GRACIOSA

Supongo que te habrás dado cuenta que las infraestructuras y negocios son muy escasos (y gracias a eso la isla es un pequeño paraíso). Por lo tanto la oferta gastronómica tampoco es muy amplia, pero lo suficiente como para tomar algo y comer.

Nuestro plan fue el de comprar un bocadillo en uno de los bares con terraza que te encuentras nada más bajar del barco. Compramos un par de bocadillos y dos botellas grandes de agua puesto que íbamos a alquilar una bici y comeríamos en la playa más tarde.

Sin embargo, hay algunos restaurantes como El Marinero donde podrás comer un buen pescado. Los precios son un poco más altos de lo que estarás acostumbrado pero hay que ponerlo en contexto y entender el lugar donde estás.

Nosotros, que no somos de perder el tiempo sobretodo si estamos hablando de cerveza, aprovechamos mientras preparaban los bocadillos para disfrutar de una buena Tropical a la sombra. ¿Se puede pedir algo más?

Un plan perfecto

Al final de la tarde acabamos cansados pero verdaderamente satisfechos de haber pisado esta isla, a la que pienso volver y quizás, por qué no, dedicar más tiempo a no hacer nada.

Como ya tendrás el billete de vuelta (seguramente habrás comprado ida/vuelta por la mañana) puedes tomar el ferry a la hora que quieras o que haya libre, no necesitas reservar con antelación.

A mí me encantó esta isla y me parece que tiene un encanto especial, un slow life que nos hace falta de vez en cuando en nuestras rutinas. ¿Y tú, la has visitado? ¿Te ha quedado alguna duda? Déjame todo lo que quieras en los comentarios 🙂

¡Nos leemos pronto!

Ro.

Comentarios

  1. Sheiluscus

    Me parece una auténtica pena no poder haberte metido en esas aguas (yo que soy un pececillo), Pero seguro que le buscasteis alternativa en el momento.
    Si alguna vez visitamos Lanzarote lo tendremos en cuenta.
    Gracias

    Un saludo
    La vuelta al mundo en una sola vida.

    1. Autor de la
      Entrada
      Rocío

      ¡Hola Sheila! Gracias por leer 🙂 Me dio mucha rabia no poder bañarnos pero la mar estaba realmente revuelta, no había nada de vigilancia y estábamos a 1 hora del único pueblo de la isla, así que, sintiéndolo mucho, decidimos no arriesgarnos. Ya sabes, siempre hay que guardar un motivo para volver a los sitios <3

    1. Autor de la
      Entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.